Aunque nunca me he considerado una persona muy dulcera o adicta al azúcar, la ingesta de ésta va más allá de no comer dulces o galletas, ya que más alimentos de los que creemos contienen azúcar refinada; principalmente alimentos procesados y empacados, así como bebidas con saborizante y, por supuesto, refrescos.

¿Por qué está tan satanizada? Gustavo Cruz Santiago, explica en su libro "El Futuro Chatarra y sus Efectos", que el azúcar común, en sentido estricto, no sólo no existe en la naturaleza, sino que es un mero extracto o refinado de otro producto natural. El consumo genera cierta dependencia a productos empaquetados y procesados, sube los niveles de ansiedad, y por lo tanto, genera más antojos, todo esto resultando en un aumento de peso. 

A pesar de ser ésta la comida a la que tenemos más acceso o estamos más acostumbrados a consumir te invito a que intentes, en medida de lo posible, de cambiar poco a poco tus hábitos alimenticios y te aseguro te sentirás mucho más ligera, y sobre todo, con más energía. Por ejemplo, en vez de consumir a medio día las típicas papitas con chile, cámbialas por nueces y frutos secos, además, éstos te darán más energía. Consume productos que no contengan una lista interminable de ingredientes. Lleva siempre contigo una fruta para que cuando te agarre el hambre acudas a ésta en vez de algún producto de procedencia dudosa. Endulza tus platillos y bebidas con productos naturales como: miel, xilitolstevia natural -aguas, no todas las opciones disponibles en el mercado son naturales.

Acá te van 6 razones por las cuáles yo decidí reducir lo mayor posible el consumo de azúcar.

  1. Desde que dejé de consumirla en grandes cantidades entré en un círculo virtuoso, en vez de tener antojos de comida chatarra, se me antoja algo natural y saludable.
  2. Un menor consumo de azúcar refinada resulta en menos ansiedad, y por lo tanto, menos antojos.
  3. Al evitar la baja y alza de azúcar, me siento con mucha más energía
  4. Es más fácil controlar tu peso, y aún más importante, sentirte más ligera.
  5. Mi piel está mucho más sana y libre de acné.
  6. Todo esto se resume en sentirme mucho más tranquila, saludable y por lo tanto, feliz.

Pruébalo un mes y te aseguro que no querrás regresar a tus viejos hábitos. Introduciendo en tu alimentación diaria más productos naturales irás eliminando inconscientemente lo que no te sirve y por lo tanto no te hace sentir bien.

Saludos, 

Ale

Comentarios (0)