Muchas veces confundimos el hambre física con el hambre emocional. Esos antojos por algo en particular NO ES HAMBRE.

Los antojos generalmente son por algo muy específico mientras que el hambre te hace querer comer lo que sea, sin importar si es el pastel maravilloso que quieres o un filete de carne.

Muchas veces utilizamos la comida como escapatoria, como remedio al aburrimiento, a la tristeza, a la vida tan ocupada y estresada que llevas, etc. 


Muchas veces nos desconectamos de nuestro cuerpo y dejamos que se confunda y quiera comer en lugar de descansar, leer un libro, pedir un consejo etc.

La próxima vez que quieras un pastelito o un chocolate, conéctate contigo y pregunta si realmente eso es lo que necesitas o es otra cosa. Si realmente lo quieres y lo vas a disfrutar ADELANTE!

Pero si solo es algo para tapar otra cosa...mejor escúchate y atiende tus verdaderas necesidades.

Por: Mariana Godoy

Nutrióloga del deporte. 

Mariana es nutrióloga egresada de la Universidad Iberoamericana y Health Coach certificada por la escuela Institute for Integrative Nutrition. Actualmente cursa la especialidad de Nutrición Deportiva del Comité Olímpico Internacional. Es maratonista, triatlonista y Iron Man. Para dudas o asesoría personalizada contáctala en marianagodoynutricion.com.

mariana-godoy-nutricion-logo

Comentarios (0)