¿Sabías que 1 de cada 2 personas tiene una enfermedad crónica como diabetes, enfermedades cardiovasculares, condiciones autoinmunes, artritis, depresión, demencia, problemas digestivos, alergias, desbalances hormonales y problemas en la piel como acné, psoriasis o eczema?

Aún con todos los avances en la medicina, la sociedad está más enferma que nunca y el modelo de medicina convencional no está siendo la solución. Vas al doctor quejándote de migrañas, dolor en las articulaciones, gastritis, sobrepeso e insomnio y tu doctor te dice: ¡Perame! Vamos a enfocarnos sólo en la gastritis y te manda a ver un alergólogo para las alergias, un neurólogo para las migrañas, un reumatólogo para las articulaciones, y en un abrir y cerrar de ojos te das cuenta que tienes un doctor para cada parte del cuerpo con una lista interminable de medicinas para cada uno de tus síntomas.

Si es bueno que existan tantos especialistas, entonces ¿Cuál es el problema? Que este sistema se basa en ponerle nombre a las enfermedades, porque al nombrarlas,  puedes usar una medicina para tapar los síntomas, pero en realidad no estás tratando el problema de raíz. Saber el nombre de la enfermedad no nos dice nada del origen del problema.

¿Por qué estamos tan enfermos? 

No podemos negar que nuestros genes juegan un papel en la salud, pero en realidad, solo son responsables del 10% de lo que nos pasa, el otro 90% son nuestras decisiones. Te platico las 5 principales causas que debemos atacar para prevenir y revertir las enfermedades antes de que sea muy tarde:

  1. Estrés

El estrés crónico está ligado a todas las enfermedades crónicas ya que produce inflamación celular en el cuerpo. Hoy en día el estrés es inevitable. El problema es que el cuerpo no sabe distinguir entre un estrés real o un estrés percibido. Existe el estrés emocional, pero también el estrés físico, causado por exceso o falta de ejercicio, no dormir suficiente, una dieta alta en procesados, infecciones, sensibilidad a algún alimento, entre otras.

Lo importante es saber manejar el estrés. Algunas recomendaciones son meditar, salir al aire libre, encontrar un hobby, practicar gratitud y llevar una dieta anti inflamatoria. Además, estos productos pueden ayudarte: aceites esenciales, aromaterapia, rodillos de jade o cuarzo rosa, ventosas faciales, adaptógenos, suplementos herbolarios como el BioDyn Relax o aceites como el Relaján, etc. ¡Es importante consentirte y tener tiempo para ti!

  1. Microbiota Intestinal:

Como lo dijo Hipócrates hace 2,000 años: “ Toda la salud empieza en el intestino”. La salud del sistema digestivo impacta la salud de todos los sistemas del cuerpo, en gran parte, porque ahí se encuentra nuestra microbiota que está formada por más de 100 trillones de microorganismos que digieren nuestra comida, luchan contra patógenos e infecciones, controlan nuestro metabolismo y mucho más. El intestino es el encargado de absorber la mayoría de los nutrientes de lo que comemos, es también la casa del 80% de nuestro sistema inmune y es una barrera protectora para que no entren agentes externos al torrente sanguíneo. Por lo anterior, un intestino enfermo puede causar obesidad, diabetes, depresión, enfermedades autoinmunes, y muchos otros problemas.

Las medicinas, el estrés, la comida procesada y los aceites refinados dañan la integridad del intestino. Una alimentación natural con muchas verduras ayuda a alimentar las bacterias buenas para tener un balance en la flora intestinal. Es recomendable también incluir alimentos fermentados así como probióticos o colágeno para reparar el intestino. Hay una línea de suplementos herbolarios de excelente calidad que se llama Sanandi, prueba el BioDyn Digest o BioDyn Defense, te pueden ayudar mucho.

  1.  Azúcar:

El consumo excesivo de azúcar; en todas sus presentaciones (panes, pasta, cereales, postres, lácteos, jugos, miel, azúcar, etc) ha generado una epidemia de resistencia a la insulina, también conocida como prediabetes. Las consecuencias no son sólo estéticas, porque además de subir de peso y acumular grasa, son los precedentes a condiciones más serias como: envejecimiento prematuro, cáncer, riesgo de infarto, artritis, demencia o Alzheimer, desbalances hormonales e infertilidad. Lo ideal es eliminar por completo los carbohidratos refinados y el azúcar, pero si quieres endulzar algo esporádicamente te recomendamos usar fruta del monje (monk fruit) o stevia 100% natural, ya que son endulzantes naturales sin calorías que no elevan los niveles de insulina.

  1.  Toxinas:

La cantidad de toxinas a las que nos exponemos es cada día mayor; éstas se encuentran en el agua y en la comida como pesticidas, hormonas, antibióticos, aditivos y conservadores. Nuestros productos de limpieza y de belleza están llenos de plástico, ingredientes sintéticos y químicos que funcionan como endodisruptores en el cuerpo; creando desbalances hormonales y afectando la manera en la que nos desintoxicamos. Las toxinas que entran al cuerpo de una manera u otra, generan inflamación por lo que dañan nuestros órganos como hígado, riñones, intestino y cerebro. Para ir reduciendo la carga de toxinas, te recomendamos cambiar tus productos comerciales por productos naturales de cuidado personal, belleza, cosméticos y limpieza del hogar. Un suplemento herbolario que te podría ayudar es el Bio Dyn Detox y una recomendación importante es tener un buen filtro de agua.

  1.   Deficiencias nutricionales:

Nuestro cuerpo necesita micronutrientes específicos para funcionar; una deficiencia en cualquiera de ellos como vitamina D, magnesio, folato, colina o vitamina B12 , puede incrementar el riesgo de muchas enfermedades tales como: cardiovasculares, depresión, metabólicas, hormonales e incluso cáncer. La mejor manera de obtenerlos es llevando una dieta de comida real con alimentos ricos en nutrientes como plantas y proteína de buena calidad. A veces es necesario obtener las cantidades adecuadas a través de suplementos como Magnesio, Omega 3, Moringa, Cúrcuma, etc. 

Con esta información te invito a evaluar en qué área de tu salud puedes trabajar y qué cambios de hábitos debes hacer para gozar de una salud plena. Es más fácil prevenir que lamentar; ataquemos el problema de raíz. 

 


 

Colaboración de Pamela Berrondo

Pamela es Nutriologa Funcional certificada por Bauman College en San Francisco y continúa sus estudios en The School of Applied Functional Medicine en EEUU. Se basa en la teoría de encontrar la raíz del problema en lugar de tratar sólo los síntomas y cree firmemente en el poder de la alimentación y estilo de vida saludable para prevenir y revertir enfermedades. Además de ser una de las socias de Innata, Pamela ofrece consultas personales así como programas digitales grupales y para empresas

 

Instagram: @pamelaberrondo

Mail: pamelaberrondo@gmail.com

 

Encuentra el artículo original en:

https://www.telokwento.com/5-causas-de-las-enfermedades-2/

Comentarios (2)

rNwUKDTVXJutZ

YowEhRGFKkxZPvV

LnZYkVyBMzuxXft

TwIiGCNAXaFBbV