ENVÍO GRATIS EN COMPRAS MAYORES A $1,200. USA EL CÓDIGO "ENVÍO POR INNATA" EN EL CHECKOUT. APLICAN RESTRICCIONES

Sabemos que cada vez resulta más difícil evitar la enorme cantidad de toxinas en los productos que consumimos, ya que muchas veces ni siquiera estamos 100% consientes de los ingredientes de éstos. Por otra parte, nos concentramos mucho más en lo que comemos y bebemos, descuidando lo que aplicamos en nuestra piel, sin embargo varios -más de los que te imaginas- productos cosméticos esconden sustancias tremendamente químicas y tóxicas que no debemos pasar por alto.

Maquillaje, pintura de uñas, crema, pasta de dientes, jabón, shampoo, desodorante… son algunos de los productos que al ponerlos en contacto con nuestra piel dañan de manera invisible nuestra salud. 

En este artículo nos concentraremos en el desodorante, ya que es uno de los productos más utilizados por hombres y mujeres; lo aplicamos diario y algunos de nosotros más de una vez al día. 

El desodorante o anti-transpirante comercial protege contra el mal olor y la sudoración de las axilas, es considerado un básico para todos, pero por falta de información y mala publicidad, ignoramos los efectos negativos, que incluso podrían ser letales para nuestra salud.

No es novedad que nuestra piel absorba aproximadamente el 80% de lo que le aplicamos y que las sustancias viajan rápidamente hasta el torrente sanguíneo sin descomponerse ni neutralizarse... Una de las sustancias más nocivas en la elaboración de los productos cosméticos es el clorhidrato de aluminio que incluyen los desodorantes comerciales, el cual puede resultar seriamente riesgoso ya que llega directamente al sistema linfático; en el área de la axila existen muchas glándulas linfáticas.

Estudios han puesto en discusión varios efectos nocivos para la salud como: convulsiones, cáncer de mama, problemas renales, Alzheimer y trastornos de formación de hueso, los cuales se han sido vinculados al uso de aluminio en los anti-transpirantes.

Por si fuera poco, los componentes solubles restantes del desodorante -después de ser absorbidos por la piel- se ionizan, lo que hace que se formen radicales libres. Estos radicales libres viajan a través de las membranas celulares afectando negativamente el riñón, hígado, cerebro, cartílago, médula ósea y nuevamente el sistema linfático.

¿Existen alternativas al desodorante comercial?

La opción más acertada para combatir el mal olor y la transpiración en las axilas -sin peligro alguno- son los desodorantes naturales. Los desodorantes 100% naturales se caracterizan por concentrar todas las propiedades de las sales minerales cristalizadas, las cuales también otorgan ultra protección.

Son ideales para cualquier miembro de la familia y para cualquier tipo de persona, desde adolescentes hasta deportistas.

Entre los beneficios de los desodorantes naturales encontramos:

  • Son hipoalergénicos
  • No irritan la piel sensible
  • Neutralizan el mal olor
  • No manchan la ropa
  • No tienen colorantes artificiales
  • No tienen perfume
  • Son libres de clorhidrato de aluminio
  • Son libres de parabenos
  • No bloquean los poros

En Innata contamos con tres tipos de desodorantes naturales: 1. desodorante neutro natural, para las personas que prefieren la neutralidad, 2. desodorante natural con aceite esencial de lemongrass, el cual posee propiedades estimulantes, antisépticas y refrescantes, 3. desodorante natural con aceite esencial de lavanda con propiedades regeneradoras, antisépticas y relajantes.

Elige productos que no dañen tu salud; que cuiden y respeten tu cuerpo, más aún si son de uso diario como el desodorante.

Saludos, 

Equipo Innata.



Dejar un comentario