ENVÍO GRATIS EN COMPRAS MAYORES A $1,200. USA EL CÓDIGO "ENVÍO POR INNATA" EN EL CHECKOUT. APLICAN RESTRICCIONES

Seguramente tú también ya lo has pensado, pero hoy en día estamos rodeados de tantas tendencias, ideologías y formas de vida que a veces, en vez de contribuir a un desarrollo, sólo nos confunden.

Comer sano, hacer ejercicio, hacer el bien y rodearnos de gente que contribuya positivamente a nuestra vida suena tan trillado que hasta lo damos por hecho. El problema es que a veces nos complicamos tanto la vida que hasta trabajo cuesta regresar a lo básico.

Yo, conforme pasan los años, me he dado a la tarea de cuestionarme qué es lo que realmente necesito para estar en paz, y por lo tanto, ser feliz. En el camino he descubierto que la relación mente-cuerpo es inevitable.

Los pensamientos tienen un efecto directo en nuestra manera de actuar, de la misma forma que lo que comemos afecta nuestro cuerpo y como éste se desempeña.

Hemos oído tanto los consejos básicos que nuestra cabeza ya automáticamente los rechaza. El problema es que también nos olvidamos que eso es lo único que en verdad necesitamos para estar en paz y ser feliz.

Aquí te propongo un par de cosas, que si bien ya las has oído como disco rayado, nunca están de más recordarlas, pero sobre todo, darles importancia, y esta vez, ponerlas en práctica.

1. ¡Acéptate tal y como eres!

Nos lo ha dicho todo mundo pero, ¿qué tanto lo haces a fondo? Este es el primer paso para estar en control de tu seguridad, darte el lugar que te mereces, y por lo tanto, que te lo den los demás. Acepta tu cuerpo, de todas maneras tendrás que vivir con él todos los días, preferible que sea tu aliado a tu enemigo. Ojo; esto no quiere decir que no te puedas poner las pilas y te motives a bajar esos kilitos extra.

regresa-a-lo-basico-innata
2. Usa el fracaso como aprendizaje

Esta frase tan trillada es tan clara como el agua. Está en nuestra naturaleza, tanto triunfar como fracasar. Sin embargo, no olvides que el mayor triunfo es tener la oportunidad de internarlo una segunda vez.

3. Habla de tus sentimientos

Suena fácil, pero para todos implica un gran reto. Implica abrir episodios que tal vez duelan y aceptar cosas que decidimos no tomar en cuenta. Pero también es un hecho que el alivio físico y mental que se siente después de descargar todos nuestros sentimientos contribuye a una mejor versión de nosotros mismos.

4. Aprecia las cosas pequeñas

A veces las cosas que más valen la pena son las más sencillas. El rush en el que vivimos todos los días hace que pasemos de largo estos detalles. Un atardecer, una plática cercana con alguien que queremos, la sonrisa de un extraño. Deja a lado tu iPhone o tablet y te aseguro que será más fácil detectarlos.

5. Rodéate de gente positiva

Así como la gente positiva nos ayuda a cumplir nuestras metas y nos motiva en cualquier aspecto de la vida, la gente negativa nos quita energía y tiene un efecto directo en nuestro estado de ánimo. Somos seres sociales por naturaleza y esto hace que queramos estar constantemente en compañía, hazlo con gente que valga la pena.

6. Come sano

El mismo efecto que la gente positiva/negativa tiene en nuestro desarrollo personal y emocional lo tiene la comida en nuestro cuerpo. No lo tomes por hecho, hay que cuidarlo y procurarlo, recuerda que es el único que vas a tener toda la vida.

regresa-a-lo-basico-innata
7. Encuentra un hobby

Seguramente esto ya te lo ha recomendado todo el mundo, pues ahora hazles caso. No hay nada más revitalizante que olvidarnos de todo y todos y hacer algo para consentirnos a nosotros mismos.

Saludos, 

Pavis

Pavis es psicóloga, especializada en psicoterapia de arte y terapia familiar. Para dudas o asesoría personalizada contáctala en pavis@innata.mx o márcale (55) 43 68 98 86.

Dejar un comentario